Barcelona, nueva sede de la World Design Weeks y Barcelona centro de Diseño asume la presidencia

La red global World Design Weeks, fundada en  2016 por las design weeks de Barcelona, Helsinki, Holanda, San Francisco, Toronto, Ciudad de México, Beijing, Seúl y Tokio, ha decidido trasladar la oficina que hasta ahora estaba en Helsinki a Barcelona.

Barcelona centre de Disseny acogerá la sede en sus oficinas, ubicadas en el Disseny Hub Barcelona, reforzando así el peso estratégico de este equipamiento que tiene la voluntad de representar, desarrollar y exponer el talento creativo de la ciudad a escala local e internacional.

Para el concejal de Turismo e Industrias Creativas del Ayuntamiento de Barcelona, Xavier Marcé, la decisión de trasladar la sede a Barcelona es “una magnífica noticia, que enlaza con la voluntad del Gobierno municipal de contribuir a situar este sector entre los ejes estratégicos de actividad económica, y a la vez supone una oportunidad para hacer de la creatividad y el diseño uno de los elementos vertebradores de la proyección internacional de Barcelona”.

Este cambio ha coincidido también con cambios en las posiciones de su Board de Directores. Así, a partir del pasado mes de mayo, la presidencia de la World Design Weeks es asumida por Isabel Roig, directora general de Barcelona centre de Disseny y de la Barcelona Design Week.

Por otro lado, la vicepresidencia la asume Emilio Cabrero, director de Design Week Mexico, y la Secretaría de la asociación, Ingrid Van del Wacht, Internacional & Public Affairs de la Dutch Design Week. El resto de miembros del Board lo completan representantes de las design weeks de Helsinki, Los Ángeles, Bogotá, Seúl, Beijing y Tokio.

Esta asociación que reúne 40 design weeks y festivales de todo el mundo, se enfrenta al reto común de todos sus miembros de repensar estrategias para la celebración de unos eventos normalmente con gran afluencia de público, tanto local como internacional, que ahora algunos de ellos deberán convertirse en formato 100% digital. La colaboración y el intercambio de experiencias y buenas prácticas será capital en los próximos meses.

Esta es una buena noticia para Barcelona, una ciudad que lleva la innovación y el diseño en su ADN, una ciudad querida por los actores creativos de otras ciudades del mundo, que están deseando poder volver a visitar.

Desde Barcelona centre de Disseny acogemos la asociación con mucha ilusión y trabajamos para reforzar los vínculos de la Barcelona Design Weekcon el resto de eventos miembros, atentos a las oportunidades internacionales para la ciudad y el sector del diseño que puedan surgir en los próximos años.